martes, 6 de septiembre de 2016

Dietas a examen: Lo que es importante saber

Una nueva entrega de Chicote. Esta vez consistía en comparar los efectos de distintas dietas escogidas voluntariamente por personas diferentes entre sí durante un periodo de 2 meses. Al preguntarles por los motivos por los que seguirla, la respuesta siempre era la misma: pienso que la podré llevar a cabo sin problemas y además los alimentos quela componen me encantan. Pero antes de iniciarla, debían acudir a un sanitario experto para que les explicara cómo debían hacerla. Otro aspecto a destacar es que cada uno hacía lo que le daba la gana. Pero vamos a ir por partes. 

Primero de todo, cada participante era valorado mediante el peso, el perímetro de la cintura, una analítica sanguínea, una ecografía abdominal, una prueba de esfuerzo, un ecocardiograma y el dexa que no es más que la distribución de la grasa muscular del organismo. También se les analizaban los hábitos alimenticios y debían anotar la cantidad de actividad física que realizaban. Hasta ahí, estupendo.

Si nos paramos a mirar las ingestas, ¿qué tenían en común? Los malos hábitos. Casi no hacían deporte, abusaban de la bollería, los alimentos procesados y los embutidos y apenas consumían frutas ni verduras. Además, comían desorganizadamente de manera que picoteaban constantemente. Y también conviene tener en cuenta que se hacía una referencia constante a las calorías de los alimentos y que el problema está en que el balance energético es inadecuado. ¿Realmente es así? Vamos a irlo comentando. 


El primer caso a comentar es el del famoso cocinero. Había de seguir una dieta mediterránea por intercambios. ¿Cuáles eran las premisas? Cumplir con las raciones de cada grupo y hacer 5 ingestas. ¡¡¡Prohibidísimo que fueran menos!!! ¿Y si no tenía tanta hambre? ¿Qué pasa si un día se levantaba tarde? Cuanto a lácteos se refiere, le dijeron cómprate unos yogures. ¿Naturales? ¿Desnatados? ¿De sabores? No lo especificaron y no es lo mismo. Lo ideal es que sean enteros y sin azucarar ni edulcorar. El resto contienen alta dosis de azúcar que contribuyen a la aparición de obesidad y diabetes. Me llamó la atención que él comentó que antes no desayunaba y durante el programa lo hacía en casa y consistía en una tostada de pan con tomate y aceite de oliva y una pieza de fruta. Lo gracioso fue que dijo que le parecía demasiado y no se lo podía acabar. ¿En serio? Luego hubo un momento que acudió a una dietista para que le aconsejara sobre picoteos saludables. Mencionó la existencia de alimentos depurativos como el melón, los espárragos, el tomate, el apio y las fresas. Al ser ricos en fibra y antioxidantes, se consideran buenos aliados para combatir la ansiedad. Aquí era donde no podía parar de reír ya que dijo que sólo podían consumirse 1-2 días como máximo. Supongo que era una broma. Otros alimentos para tener a mano pueden ser los frutos secos y los encurtidos. Eso sí que me parece estupendo, incluso una pieza de fruta considero que sería ideal. A continuación, apareció el plato saludable, cosa que la mayoría de compañeros de profesión coincidimos que fue lo mejor del programa. Y esto teniendo en cuenta el mensaje que se transmitió. 

Llegados a este punto, voy a hablaros ahora del resto de regímenes. Empecemos por la Hollywood. No es de extrañar que por el nombre fuese popularizada por los famosos en 1997. No es más que beberse un zumito frutal con miel durante 48 horas. Es lo que conocemos como detox. Se asegura una pérdida de unos 5 kg. Eso sí, de agua, por lo que en breve se vuelve a recuperar. Como consecuencia, se genera cansancio y dolor de cabeza. Y no hablemos del hambre que se pasa. 








La siguiente fue la hiperproteica. Apareció uno de los máximos defensores. Dijo que no era necesario pesar los alimentos y podían tomarse libremente cualquier alimento de origen animal (carne, pescado, huevos y embutido). Los cereales como el arroz, la pasta, la patata, el pan y la fruta estaban prohibidos. Parece que son ricos en azúcares, con lo que dificultan la creación de cuerpos cetónicos. También como ejercicio pero solo se podía caminar o subir escaleras. ¿Y si padecía ansiedad? A tomarse mejillones, pavo, jamón york o embutidos. Ole que bien, no? A ver un poco de sentido común. El abuso de los 3 últimos incrementa el riesgo de padecer cáncer, los niveles de colesterol y de ácido úrico. 

Todo seguido, hablaron de la de los días alternos. 2-3 días de depuración, 2-3 más a régimen y el resto que se hacen llamar sociales, es decir, haz lo que más te plazca. Eran un par de gemelas que se pasan picoteando bollos y embutidos a todas horas. Su dieta se basaba en caldos de verduras, unos desnatados, un poco de fruta, pavo a la plancha y un par de onzas de chocolate negro, alguna vez tomaban pan con tomate y jamón, un plato de verdura o ensalada acompañado con carne, pescado o huevo y el día libre, una hamburguesa con bacon y queso con una inmensa cantidad de patatas fritas, unos langostinos y una copita de vino. Claro, como es un buen protector cardiovascular!!! (ironic mode). La doctora no la aconsejaba por el efecto de rebote. 

La próxima que se analizó fue la crudivegana. Se basa en el consumo de frutas y verduras, frutos secos y germinados a condición que estuviesen crudos o cocinados a una temperatura inferior a 42ºC. Quién la defendía a muerte, recomendaba tomar el sol para sintetizar suficiente vitamina D y un suplemento de B12, aunque aseguró que las algas podrían considerarse una buena fuente. La chica que la escogió, acudió a un taller de cocina en el que aprendió a preparar unos tallarines de calabacín, un sushi a base de coliflor, una hamburguesa de remolacha y una mousse de chocolate y plátano. Tengo que decir que la pinta era increíble. Y seguro que estaba bueno. Quizás alguna me anime a probarla. Pero tampoco es para alimentarse siempre de esta manera. La mujer picoteaba fruta deshidratada y zanahoria. El mayor logro fue que dejó de comer tantas chucherías y dulces. Como desventaja, supone el déficit de determinados nutrientes, por lo que a largo plazo no es recomendable.  
Por último, analizaron la paleo dieta que se ha puesto tan de moda. Restringe los lácteos, los cereales y los azúcares refinados. Los alimentos permitidos son la fruta, la verdura, los frutos secos, las algas, el pescado, la carne, las raíces y las semillas. Y respecto a las cocciones, debían ser a baja temperatura como el horno, la plancha, el vapor o el pochado debido a que son los que mejor conservan las vitaminas y los minerales. Lo que ocurrió es que el chico siguió las recomendaciones a su antojo y solo comía alimentos de origen animal. Así que la ingesta de fibra era escasa, por lo que aumentó su riesgo de estreñimiento y cáncer de colon. 

Bueno, hasta aquí fue todo. Y si, puede que los resultados fueron favorables en todos los casos pero solo por qué redujeron la ingesta de porquerías procesadas, salvo los de la hiperproteica y la paleo que siguieron abusando de los embutidos y algunos no practicaron ejercicio alguno. Y lo que sí que fue imperdonable fue la falta de educación nutricional. Y que no solo se trata de lograr un buen balance energético, también intervienen factores como las emociones, tal como comentaron las compañeras de Nortesalud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario